Empaques para pescado

Nuestros envases para alimentos congelados son útiles para la conservación de todo tipo de productos. Somos conscientes de que las personas congelan alimentos a diario y que esto requiere un tratamiento específico para nuestros envases para alimentos congelados. En Swiss Pac, conocemos las propiedades de los materiales plásticos a la perfección, así como las condiciones que se necesitan para conservar en perfectas condiciones los productos perecederos en su congelador. Gracias al esfuerzo de nuestro personal, junto con las inversiones realizadas en investigación y desarrollo durante todos estos años, estamos en condiciones de ofrecer unos envases para alimentos congelados que cumplen unos altos estándares de calidad, consiguiendo que el consumidor final disfrute de un producto fresco, preservando todas sus cualidades.

Los envases para alimentos congelados son utilizados para una amplia variedad de productos, entre ellos:

  • Carne
  • Pescado y marisco
  • Verduras
  • Comida precocinada
  • Pan

Nuestros envases para alimentos congelados permite la conservación de estos productos preservando todas sus propiedades, sabor y apariencia.

El hecho de utilizar nuestros envases para alimentos congelados flexibles, tiene diversas ventajas tanto desde el punto de vista del productor, como de los consumidores:

  • Ahorro en costes y tiempo en el almacenamiento, transporte y distribución
  • Envases más atractivos y prácticos
  • Mejor conservación y vida útil más larga
  • Mayor capacidad en los congeladores
  • Más seguridad respecto a los envases rígidos

Empaques para Té Verde

En la fabricación de los envases para alimentos congelados, Swiss Pac incluye varias películas plásticas, utilizando materiales como: LLDPE, MET, BOPP, PET y PPE.

En cuanto al formato de nuestros envases para alimentos congelados, los más usados por nuestros clientes son, entre otros:

  • Bolsas Stand UP
  • Bolsas tipo almohada
  • Bolsas de tres lados sellados

Nuestros envases para alimentos congelados le aseguran una vida útil más larga y la conservación de todo tipo de alimentos perfecto estado, manteniendo todas y cada una de sus propiedades, convirtiendo sus productos perecederos en duraderos.